martes, 24 de agosto de 2010

12/08/2010 – Takayama

Hoy comienza temprano mi periplo de un par de días en el que descubrir sitios tan remotos como Takayama y Shirakawago. Alessandra ya ha estado por aquí, y cree que se deben visitar. La verdad es que yo quería acercarme, como parte de mi proyecto de completar el mapa de sitios vistos. Hablan muy bien de su festival, pero nosotros no lo veremos, tendremos que contentarnos con su museo. Y a ello vamos.

Para llegar desde Kyoto, tenemos que hacer transbordo en Nagoya, a donde volveremos mañana para dormir y cerrar el círculo. Otra ciudad que falta en mi lista pero que caerá en esta tacada.

Por una única vía, el tren serpentea siguiendo el rio. La rica y frondosa naturaleza que cubre el valle nos envuelve conforme avanzamos. Para mí, un deleite, para otros más modernos quizás no tanto. Sin duda, para los más civilizados de la excursión, esto es muy básico.

He dividido el día en dos partes. Primero dejaremos las mochilas en las taquillas de la estación, y provistos de los mapas en castellano que tienen en la oficina de información, atacaremos varios puntos de una ruta sugerida por la propia Alessandra. Para comer lo más sencillo es separarse, tanto por no asaltar un restaurante los 17 que vamos quedando, como por cubrir según gustos las preferencias gastronómicas de cada cual. Después nos volveremos a reunir para ver un nuevo templo antes de recoger las maletas y hacer el check-in en el albergue en el que dormiremos, para a partir de ahí que cada quien ocupe la tarde como prefiera. La sugerencia es ver alguna de las viejas casas particulares que quedan en el pueblo, y darse un tranquilo paseo.

De japon2010De japon2010

Aunque la idea comienza sin retraso, a media mañana el plan se tuerce un poco debido a la lluvia. Pero nos da igual. Vamos descargados y el museo del festival, el templo adyacente y un entretenimiento de marionetas (con una estrella Michelin) nos va cubriendo. La verdad es que las carretas del festival son impresionantes, tanto en tamaño como en detalles, y la exhibición de marionetas mecanizadas también nos sorprende muy gratamente. El maestro titiritero realmente tiene mucho nivel.

De japon2010De japon2010De japon2010

Para comer, el minigrupo que hemos quedado decidimos probar la carne de Hida. Es la región en la que estamos, y también tienen ganadería. Los precios nos convencen más que cuando cenamos la carne de Kobe, y descubrimos con sorpresa que poco le tiene que envidiar a la citada carne. Además del precio, la ración es mayor. En fin, que mejor esta para el futuro, aunque le sigue faltando sal…

De japon2010De japon2010

Dos son los que deciden adelantarse al hotel. El cansancio y un estomago mal tratado, son los causantes de las bajas. Mientras tanto, pese a que sigue lloviendo, nuestro plan continúa. El pequeño templo de la ruta parece cerrado cuando llegamos, y me toca dar varias vueltas para encontrar como verlo. Tras la sorpresa de las marionetas, que apunto hemos estado de saltárnosla por no encontrarla, termino por preguntar que es como se hacen las cosas cuando uno no sabe. La mujer que me atiende en una ventanilla perdida por el recinto se sorprende cuando le digo los que somos, y de hecho me vende las entradas. Ciertamente el sitio estaba cerrado debido a la lluvia, pero en seguida nos abren la puerta y ella misma nos hace de guía por el pequeño e intimo pabellón. Otro descubrimiento para la lista del día. Incluso nos deja pasar a la segunda zona, que típicamente está cerrada a los turistas para una mejor conservación frente a la masificación que sufren muchos de ellos. El rato se extiende, y sus comentarios mitad en inglés, mitad en japonés, rematan la experiencia. Evidentemente, me ha tocado a mi tratar de explicar las mitades en japonés, en una mezcla de interpretación y entendimiento real que tanto y tan bien me funciona.

De japon2010De japon2010

Vamos pues con la segunda parte del plan. Mojados y aburridos de lo mal que se está portando el día, decidimos tomar unos taxis desde la estación con nuestros bultos hasta el albergue. Ya sólo dos personas saldrán de allí para hacer algo más que no sea cenar. El resto nos ponemos cómodos en nuestras habitaciones de grupo. La verdad es que el sitio tiene su encanto.

1 comentario:

david dijo...

Ese interprete ahí!