miércoles, 11 de agosto de 2010

05/08/2010 – Kenpo Kai

Hoy si, hoy tendré tiempo de escribir mis crónicas, al menos en Word, ya veremos cuando las cuelgo en la red. Hoy me toca ir y volver a Osaka para reunir a la segunda parte de viajeros del grupo de Kenpo Kai que habrá llegado por la mañana. Pero antes que eso, y como ya no podía faltar, me cambio de habitación. Vuelvo a la quinta planta, 508… Ni en los chistes son tan retorcidos.

Lo bueno de no ir en la excursión es que he podido dormir más. Y como nadie me ha llamado ni mandado ningún mensaje de madrugada, pues resulta que he dormido como un lirón. Ha sido fantástico. En fin, primera parada Kyoto. Pero mientras tanto, más de tres horas de tren bala para escribir todo lo que se me ocurra. Como no voy a ver videos, he bajado la luminosidad de la pantalla al mínimo y la primera batería me aguanta todo el viaje. De hecho, me marca que aún aguantará una o puede que incluso dos horas... ¿6 en total? ¡No me lo puedo creer! Por supuesto que me he traído música, pero es el iPod, lo que realmente deja al portátil con lo mínimo. Mola. Y aún tendré otra batería entera por si acaso. Esto quiere decir que si fuese escritor, podría hacerme todo el viaje de avión sin problemas… buff, demasiada literatura para mi.

De japon2010

Cuando llego a Kyoto, llamo a Akira. Debido a que el grupo tendrá contacto directo con la organización de Kenpo Kai de Japón (algo serio y gordo), se ha desplazado hasta aquí en un intento por publicitar a su empresa en la organización de esta parte del viaje. En fin, el dinero es el dinero, y más en estos días de crisis. Así que yo me aprovecho, y sabiendo donde andan termino por ser invitado a comer… No van a ser los únicos que saquen tajada de todo esto, digo yo.

El encuentro me sirve para saludar a Juan Mari, el sensei que viene desde Oiartzun, y con quien estuve hace un mes. Un tio fenomenal, aunque aún le conozco poco. De paso, repasamos la lista de habitaciones para el chibitour (que vendremos el domingo) y descubro una errata, un fallo, Akira se ha despistado con una cancelación, pero como estamos in-situ, pues arreglado. Resulta que el hotel lo tenía bien hacía unas horas, hasta que el buen hombre les había convencido del equívoco. En fin…errare humanum est.

Con todos los papeles en regla, una parte del grupo de camino a un entrenamiento, y otros de siesta, aprovechamos para localizar mi hotel en Hokkaido para los últimos días. Una recomendación especial del colega Akira, que ha visitado y que yo probaré. Además de cómo llegar, me dice donde alquilar una bicicleta. Si es que este tio es un crack.

En fin, al tema, que yo he recorrido 500 kilometros para ir a recoger a una pareja en el aeropuerto internacional de Kansai, así que me pongo de nuevo en ruta descubriendo un tren directo que no conocía (supongo que poco a poco, uno va descubriendo cosas). Como el dichoso tren express no tiene bandejas, me he decidido por mirar el paisaje, viendo Osaka desde el oeste en vez de mi ruta habitual rodeándolo por el este. Cuando por fin estoy en el aeropuerto, la espera me desespera. Para no variar mi suerte, este avión también llega demorado… casi 40 minutos, más inmigración, más la aduana…

La camiseta verde del Coyote que me compré el año pasado en Takeshita Dori sirve de referencia a Carlos y Monica para encontrarme. Infalible. Pero llegan tan tarde que no me da tiempo de acompañarles hasta su hotel y coger el tren bala de vuelta a Tokio, así que lo arreglo invocando un poder superior… Akira, quien ya se tenía por “fuera de servicio” hasta mañana, pobre.

En fin, vuelta al Shinkansen, y a seguir escribiendo esta crónica de varios días del tirón. A ver si cuando llegue ceno algo, porque mañana toca el zafarrancho de combate a las 6am. Toca Fuji y parque acuático Yunessun, así que más me vale estar despejado. Megumi no se meterá y será el día con más gente de este año… ¡Banzai!

Pero mientras llego a Tokio, cambiaré la batería (pese a que aún le quede carga) y me pondré un capitulito de Fringe (gracias Cristian por esa recomendación en la Euskal te veo el 29).

3 comentarios:

david dijo...

Mola mucho que escribas este blog, es de lo más entretenido seguirlo, vamos enterándonos de tu vida... y me quedo con MUCHAS ganas de que subas más entradas!

Que todo siga bien :-)

Afaldar dijo...

Este año publico a trompicones. Las escribo en los trenes de largo recorrido, y publico cuando tengo tiempo de conexión tras dejar todo lo demás cerrado. Ni tiempo para subir fotos estoy teniendo...

david dijo...

Normal que estés MUY liado, es el año que más lio de grupos llevas y al final eso se nota en el tiempo que debes dedicarles. Sin duda este año te has ganado el "sueldo"