lunes, 3 de agosto de 2009

03/08/2009 – Primera clase en la academia

Por fin ha llegado el primer lunes, comienza de verdad la novedad de este cuarto viaje, ¡la academia de japonés! Entre el miedo a “tendré el nivel” y “no me va a salir ni mi nombre” hemos llegado Gorka y yo a la KAI. Lo primero, ver donde nos tocaba. Ya sabíamos que eran niveles diferentes, pero incluso la planta nos han cambiado. Así que… al toro, me he dicho. Tan pronto como he entrado he reconocido la expresión de inquietud en el resto de caras… me parece que el nivel ha estado muy acertado. En total somos 12, de los cuales uno ni ha venido hoy, y otro ha llegado 45 minutos tarde. Este último es un turco que da clases de su idioma aquí, pero que se ha decidido a aprender japonés aprovechando su estancia. También hay un chico de Hong Kong, un koreano domiciliado en Dubai, una turca que habla más inglés que nadie (creo que ha estudiado mucho fuera de su país), dos alemanas, un serbio (algo perdidillo el muchacho), una española (menor de edad, y claramente más asustada que el resto), una irlandesa que trabaja aquí en publicidad (lleva 16 meses, pero como dice ella, en el curro hablan en inglés), un preparador físico (no recuerdo de donde)… y creo que no me olvido de nadie excepto de mi mismo.

La primera clase ha resultado mejor de lo que me esperaba. El nivel no es duro, y estamos haciendo repaso de todo (aunque rapidillo). Desde el primer momento nos han puesto un dialogo, que hemos tenido que repetir, comprender y usar como base para hablar entre nosotros en grupitos. Grupitos que han ido cambiando todo el rato. Así que he tenido algún momento con la mitad de mis compañeros de clase. De todo esto, saco en claro que mi cabeza por un momento ha estado a punto de estallar. Y es que resulta que el resto usan el inglés como base incluso en los descansos, no intentan hacer frases en japonés. Tienen más interés en conocer a la tropa. Así que yo salto del castellano al japonés, con golpes de inglés, e irremediablemente me sale el euskera en cuanto me despisto. Porque no puedo negarlo, es mi segundo idioma, y cuando me despisto… me sale.

Hechas las presentaciones en varias formas, hablados de nuestros hobbies y de cuando hemos llegado a Japón, termina la clase y aparece Gorka con ganas de salir corriendo (pero su experiencia yo no la voy a contar, no me corresponde). Así que nos pasamos por el hotel a dejar los papelotes que nos han dado en la academia, y nos vamos a comer. Hemos decidido visitar una librería de las gordas que hay en Japón, pero antes nos recorremos un TAITO STATION. Algo así como una sala de máquinas, pero a lo bestia. Yo conozco tres, contando con la de hoy de Shinjuku. Gorka nunca había estado en ninguna, y por si acaso os interesa, os dejo un video. Podréis ver que las máquinas son algo más que dar botones… esta se juega con cartas que hay que comprar a parte.


Por fin, la primera parte de la tarde nos la pasamos mirando libros. Como todo está en japonés, mi único objetivo son los libros de estudio del idioma, que finalmente me he comprado ocho tomos. Tres libros de estudio para cuando vuelva a Bilbao disponer de material diferente y de renombre, un manual de gramática indexado, dos tacos de fichas para memorizar vocabulario y caracteres, y dos compendios de diferentes niveles de lectura par cuando me lance a leer (con cuentos cortos, manuales y vocabulario controlado). En fin, que no pienso comprar más libros, pero tenía que pasar a hacer esta comprar y sumergirme aun más en este estudio.

Así que, cargados, hemos vuelto al hotel para dejar la literatura y nos hemos ido a comprar ocio… juegos a Akihabara. En la mitad de tiempo me he gastado más dinero. Yo soy así, pero ahora tengo la excusa de que es para estudiar.

De japon2009De japon2009

3 comentarios:

david dijo...

Bueno, al final mejorarás en japones y también mucho en ingles que nunca viene mal del todo.

Vaya empacho a leer!! mola q publiques todos los días :-D

Cómo vas a hacer entrar tanto libro y tal en la maleta??

Salu3

Afaldar dijo...

A eso he venido, a mejorar mi japonés ... a ver si lo cumplo. Pero si, al final incluso mi inglés mejorará. A ver si sigo con el ritmo, y consigo escribir cada cosa cada día, que "sólo" llevo dos años de retraso contando el resto de mis viajes, jajajaja.

Los libros y tal, seguramente por mesajería. Todo en la maleta no puede ir de vuelta. Ya veremos como me organizo, pero para eso aún me quedan muchos días... ¡semanas incluso!

Cristina dijo...

Que paranoia lo del juego de las cartas .......... madre mia .......bueno sigo leyendo que voy una semana retrasada.