miércoles, 24 de marzo de 2010

31/03/2007 – Conociendo a la familia

Amanece en Kyoto y he dormido del tirón un montón de horas. Después del infierno del doble día de ayer, estoy fresco y dispuesto para lo que sea. Para empezar bien la mañana, Jasone y yo nos metemos un desayuno de campeonato (viva el buffet libre del hotel), mientras me comenta que ella ha pululado insomne por los alrededores durante la noche (pobrecilla).

De japon2007De japon2007
Hoy hemos quedado con Yuka en Ôtsu, una ciudad colindante por el noreste, importante en su momento, por ser el paso estratégico de un importante rio, en el camino hacia Tokio. Allí viven sus padres, y allí ha pasado la noche. Pero antes de vérnoslas con los trenes, nos damos un paseo por el templo que hay junto al hotel, y sacamos nuestras primeras fotos a los cerezos que están floreciendo. Digo yo que algún día terminaran la obra en el templo y podre ver el pabellón principal, mientras tanto, la fuente-dragon y la entrada se llevan una buena ronda de fotos.

De japon2007De japon2007
Tras combinar un par de trenes locales, llegamos a la estación en la que hemos quedado con Yuka y su padre, pero no hemos calculado bien el tiempo, y pese a ser trenes lentos, llegamos con bastante antelación, así que nos damos una vuelta por los alrededores. La primera impresión de esta zona, es que es un pueblito sin interés, con algunas tiendas viejas (pocas) síntoma de que la actividad principal está en Kyoto. Pero entre calles, Jasone ha descubierto un tesoro. Una tienda sacada de los 80’s con todo tipo de coleccionables de manga y anime… Tremendo. Si la abuela que regenta el local conociese ebay se forraría.

De japon2007De japon2007
Reunidos con Yuka y su padre, nos invitan a comer en un “bareto” de la zona. La verdad es que me recordó mucho a las tabernas de pueblo, con una barra larga a un lado, y mesas al otro. Con la diferencia de que en vez de sillas, las mesas estaban en un alto, y te nos sentamos en el falso suelo. La siguiente parada es reunirnos con la madre y el hermano. Un paseo, unas fotos, y visita al puente que simboliza esa primigenia conexión entre ambas orillas (a día de hoy, hay más puentes, y lógicamente ningún señor feudal se cobra el peaje).

De japon2007De japon2007
Despedidos de la familia de Yuka, nos da tiempo a visitar un par de tiendas (es el precio que me toca pagar por viajar con mujeres), y recorrer parte de la orilla del gran lago que domina la zona. Superadas las tiendas de calzado, y los ropajes para los perritos, en el lago nos encontramos con una parejita de instituto (con sus uniformes… jajaja), y un barco-casino del Mississippi…

De japon2007De japon2007De japon2007De japon2007
La tarde se va acabando, pero aún tenemos una sorpresa “a la japonesa”. Yuka se vuelve con nosotros a Kyoto, porque dormirá en casa de una amiga que además nos ha invitado a cenar a todos. Ciertamente, el día de hoy no se está pareciendo a ningún otro de 2006. Ni grandes grupos, ni visitas netamente turísticas, ni españoles por doquier, comiendo en sitios “normales” y cenando “en casa”. Ya sabía yo que iba a ser un acierto apuntarme a este viaje. Domô arigatô.

De japon2007De japon2007

3 comentarios:

david dijo...

Qué velocidad de publicación!, cómo se nota que ya estaba de antes medio escrito :-P

Afaldar dijo...

¿Medio escrito? Pues va a ser que no!, se me terminaron las anotaciones hace tiempo. Afortunadamente, con las fotos, recupero y rememoro aquellas vivencias tan especiales. Mola que parezcan frescas.

david dijo...

Pues SÍ que parece frescas sí. MUCHO mérito de verdad.