lunes, 15 de junio de 2009

24/08/2006 – Templo Engyoji

Pese a estar un tanto lejos y apartado, decidimos pasar el día en el templo que no visitamos cuando fuimos al A-nation. El templo Engyoji está en una de las montañas que rodean Himeji, y precisa subirse en teleférico, por lo que dedicamos cierto tiempo entre el tren regional, el autobús interurbano, y la cabina de ascenso.

De japon2006De japon2006

La verdad es que no me hago a la idea de los kilómetros que estamos haciendo para poder llegar a ver cada sitio. Puede que en los resúmenes estos que estoy haciendo, parezca que no hacemos nada, pero yo me imagino que será comparable a recorrer España en tres semanas. Situados en varios hoteles más o menos de zonas importantes, cada día los rodeamos, o nos acercamos a la provincia limítrofe para visitar más cosas.

El día que hemos escogido es caluroso, pero no hay casi nadie por este paraje, por lo que disfrutamos todo en calma y paz. Precioso. En realidad el sitio es un conjunto de templitos y edificios repartidos por toda la cima. Desde los dormitorios de los monjes, los patios de entrenamiento, la zona de oración, hasta templos más selectos para ocasiones especiales.

De japon2006De japon2006

Hasta aquí vinieron para rodar varias escenas de “El último samurái”, aprovechando el entorno natural, los edificios clásicos, y lo apartado de una cima. Quizás, para situarse bien en la película habría que ver los arboles florecidos y poder buscar la flor perfecta.

Además de lo tradicional, y relajado del sitio, tengo tres cosas que destacar. Primera de todas, es un rato interesante de caminata que mezcla serpenteantes caminos, escaleras y cuestas, que sólo dispone de refrigerio en un par de puntos. Algo importante dado el calor de agosto. Segunda, el único garito donde poder comer no está preparado para extranjeros. Esto es, ni fotos de comida, ni ingles, como ya hemos dicho es un sitio muy tradicional. Aunque eso sí, son muy simpáticas la mujeres que lo atienden. Y tercero, ha sido la única vez en que yo he comprado un amuleto, para el coche concretamente (los japoneses tienen amuletos para todo, en cómodas monodosis). Quienes me conocen, si les he llevado a algún sitio lo habrán visto, ya que está colgando en medio del parabrisas. En principio para que tenga una conducción buena y segura.

De japon2006De japon2006

El acceso principal, que suponemos el original, está flanqueado por decenas de estatuillas diferentes, también hay tablillas que nos recuerdan los Toriis de Kyoto, y un campanon al que ofrecer un tributo para pedir la paz de los pueblos (por supuesto la hice sonar y retumbo un rato después de romper la calma de todo el monte).

De japon2006De japon2006De japon2006

2 comentarios:

david dijo...

Como siempre, dando la nota (por lo de la campana)

Y sí, es un comentario absurdo hecho solo porque insististes en que comenntáramos :-)

Afaldar dijo...

Yo lo único que digo/pido, es que si mis posts os producen algún comentario, que lo publiqueís, para compartirlo conmigo y el resto, como yo comparto mis experiencias. Así se hace más llevadero escribir más posts. No pido que os inventeís nada.